,

MADERAS PARA EXTERIOR (TODO)

MADERAS PARA EXTERIOR (TODO)

A continuación vamos a hablar sobre las maderas más habituales para el exterior y que tratamientos podemos aplicarles para protegerlas, ya que este hecho ayudará a reforzar sus propiedades naturales.

Además, explicaremos el por qué es importante revisar periódicamente el estado de la madera y aplicar nuevos tratamientos protectores cada cierto tiempo.

¿Qué maderas utilizar para el exterior?

Toda aquella madera que vaya a estar expuesta al exterior, es decir, cuyo uso sea en la intemperie, deberá tener unas propiedades de manera natural superiores al resto en cuanto a resistencia a la humedad, insectos y hongos.

De ahí a que al querer usar la madera como principal material para una tarima, revestimientos de pared, mobiliario o estructuras como pérgolas o porches, las opciones principales sean las siguientes:

6 especies de maderas para exterior

Madera de Teca: originaria del sudeste asiático, estamos ante la madera para exterior por excelencia.

Su gran durabilidad natural, sumado a su buena estabilidad dimensional y a la gran resistencia al agua y a cualquier tipo de ruptura o agrietamiento, hacen de la madera de teca el material ideal para construcciones navales, mobiliario de exterior y de lujo.

Madera de Paulownia: esta variedad originaria de Asia, concretamente de China, al margen de su ligereza, tiene una gran resistencia a la humedad y una buena estabilidad dimensional debido a su reducida contracción volumétrica* (madera poco nerviosa).

Por lo tanto, estas 2 principales características hacen de la paulownia un material ideal para ubicar en el exterior. Además, si a ello le sumamos su gran relación calidad/precio, tenemos en la paulonia una madera a tener en cuenta si lo que buscas es fabricar mobiliario que ubicarás en una terraza o jardín.

* Contracción volumétrica: variación que puede experimentar una madera en cuanto a sus dimensiones y en consecuencia su volumen al cambiar el contenido de humedad.

Tabla_Surf
Tabla de surf de paulownia fabricada por Ertha Surfboards

Madera de Ipé: también conocida como Lapacho o Iron Wood (palo de hierro), estamos ante una madera en la que podríamos destacar por encima de toda su dureza y su gran resistencia en términos generales.

De ahí a que esta variedad se haya hecho famosa en cuanto a lo que se refiere a tarimas de exterior de madera maciza, al margen de usarse también en carpintería de exterior y en mobiliario.

Madera de Iroko: conocida muchas veces como la “teca africana”, tenemos en el iroko una variedad con gran densidad y dureza, cuya estabilidad y resistencia hacen esta madera un material ideal al fabricar tanto suelos de madera como vigas para un uso más estructural.

Se le catalogó como madera muy durable frente a hongos y su mantenimiento es muy sencillo, así que no olvides esta madera como una opción a tener en consideración si vas a fabricar mobiliario que se ubicará en el exterior.

Madera de Cedro: partiendo de la existencia de varias especies, en el cedro encontramos una madera con un excelente comportamiento en lo que se refiere a trabajar al exterior. Catalogada como durable debido a su resistencia natural al ataque de hongos e insectos, estamos ante una variedad más que interesante.

Madera de Cumaru: estamos ante la “teca brasileña” cuyo origen parte de Sur America. Destacaríamos de esta madera su dureza y su comportamiento natural frente al fuego, acercándose mucho al acero u hormigón. Muchos la comparan con el Elondo y otros la plantean como alternativa al Ipé. Lo que sí que sabemos es que es una variedad con grandes propiedades y muy versátil, siendo el suelo de exterior (deck) uno de sus principales usos.

¿Qué tratamientos aplicar para maderas de exterior?

Autoclave

Mediante un sistema de tratamiento “vacío-presión-vacío”, conocido como Bethell o Sistema de Célula Llena, la madera tratada en autoclave es protegida de xilófagos y cualquier tipo de pudrición.

El porqué del tono verdoso una vez la madera ha sido tratada, es debido a la utilización de sales hidrosolubles, que son las más comunes en el método Bethell, el sistema más conocido y utilizado actualmente.

Termotrada

Partiendo de que estamos ante un tratamiento térmico que altera algunas de las cualidades o propiedades de la madera, el proceso del termotratado busca mejorar la durabilidad de la madera y aumentar su estabilidad en detrimento de sus propiedades mecánicas, ya que estas disminuirán haciendo menos elástica la madera y por ende partirá antes.

Otro punto a favor de la madera termotratada para exterior es la gran mejora de la que se beneficia en cuanto a la resistencia frente a hongos, insectos y xilófagos. En definitiva, estamos ante un tratamiento responsable y económico que nos permitirá proteger la madera y disfrutar de ella más tiempo.

Yakisugi

Es una técnica japonesa que se aplicaba hace siglos con la finalidad de proteger la madera de la intemperie. El nombre proviene de Yaki, que significa calentar con fuego y Sugi que es ciprés. El proceso es sencillo.

Busca carbonizar la superficie de la madera sin llegar a quemar la pieza al completo, volviéndose esta impermeable y por lo tanto aumentando su durabilidad, al margen de protegerse al mismo tiempo del ataque de posibles insectos.

Acetilada

la madera acetilada es el resultado final de una reacción química que durante un tratamiento de autoclave transforma los grupos hidróxilo en grupos acetilo, impregnando la madera con anhídrido acético.

En cuanto al ácido acético (vinagre) generado podría reciclarse en el mismo proceso.

Al final, lo que busca este tratamiento es transformar los grupos que se encargan de la absorción de la madera por otros que no lo hacen, logrando una madera absolutamente estable la cual podríamos catalogar como muy durable, por la mejora que también supone frente a los hongos e insectos xilófagos.

¿Qué protecciones existen para las maderas de exterior?

Barnices

El barniz en la madera busca generar una pequeña película sobre sus fibras el cual cierre los poros y de esta manera evite que penetre en ellas la humedad, el polvo o hasta cualquier tipo de mancha.

El barniz para madera está considerado como un producto de acabado, puede ser sintético o al agua, y estamos ante un material ideal para proteger las maderas cuando su uso vaya a ser tanto en el interior como en el exterior, aunque para éste último deberá tener una composición específica.

Barniz
Pinceles para barnizar madera

Lasures / Protectores de poro abierto

Como su propio nombre indica, en este caso no cerraríamos el poro como hace el barniz sino que el tratamiento de poro abierto permitiría a la madera seguir transpirando, traduciéndose en una protección más frente al sol.

Además, este tipo de tratamientos logran evitar el cambio de tonalidad de los muebles y protege la madera frente a hongos y moho. Por último, destacaríamos su vida útil y su aplicación sería para tanto mobiliario de interior como de exterior.

Aceites

Estamos ante una fórmula ideal si buscamos nutrir y proteger la madera simultáneamente. Además en muchos casos mejoraremos su aspecto al aportarle un mayor brillo, mejorar su tacto y uniformizar el color y la veta de la madera.

Linaza

Obtenido mediante el prensado en frio de las semillas de lino, el aceite de linaza es una de las mejores opciones para tratar la madera de manera natural y ecológica.

Su principal función es proteger la madera del exterior, al margen de nutrir la madera y hacer que ésta se rompa o se curve con mayor dificultad.

Si comparamos su precio frente a otras alternativas, podríamos considerar el aceite de linaza como un producto económico, siendo los más habituales el aceite de linaza crudo, el cocido y el que contiene secantes.

Teca

Partiendo de que cualquier madera al exterior se expondrá al sol o a la humedad, encontramos en el aceite de teca un producto más que interesante para evitar el deterioro, la pérdida de color y las posibles grietas que aparecerán con el paso del tiempo.

Podríamos destacar el aceite de teca por sus propiedades nutritivas e hidratantes o por la facilidad por devolver el color natural a la madera aplicada. Además estamos ante un aceite que puede ofrecer filtros UV, así que su aplicación en mobiliario, vallas y tarimas será muy común.

Aceite Teca
Aplicando aceite de teca al casco de un barco

Esmaltes

partiendo de que estamos ante un tratamiento puramente estético, el esmalte en la madera busca mejorar su aspecto, es decir, tener una apariencia potenciada.

Ahora bien, con los avances de la industria de la madera, podemos encontrar en el mercado esmaltes que además de su función principal añadan una mejor resistencia y durabilidad a la madera.

De nuevo, como sucedía con los barnices, encontraremos esmaltes al agua y esmaltes sintéticos en diferentes acabados (mate, brillo, satinado…) y colores.

¿Por qué es importante proteger la madera?

Dejando de lado la vertiente estética, que también tiene su importancia a la hora de proteger la madera frente al exterior, es importante aplicar una protección a cualquier madera que vaya a estar expuesta en la intemperie para mejorar su vida útil.

Estamos ante un material vivo y orgánico, es decir, de origen natural, el cual puede sufrir reacciones y alteraciones (hinchazón o merma) en función de las condiciones medioambientales en las que se encuentre y que además es susceptible de recibir ataques por parte de insectos, xilófagos y demás.

Por lo tanto, desde Greemap queremos informar de que es básico aplicar un tratamiento protector para cualquier madera que vaya a convivir en el exterior.

Siguenos en:
Summary
Maderas para exterior y protecciones
Article Name
Maderas para exterior y protecciones
Description
Vamos a hablar sobre las maderas más habituales para el exterior y que tratamientos podemos aplicarles para protegerlas. TODA LA INFO!
Greemap
GREEMAP
GREEMAP
Publisher Logo

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *